Dado a las actividades naturales del corredor, pocas partes del cuerpo son más importantes que el tendón de Aquiles. Este tendón, que se encuentra en la parte posterior de la pierna, es el más fuerte y grueso del cuerpo. Este se encarga básicamente de estabilizar el pie, y casi cualquier actividad deportiva depende a cierto grado de su buen estado.

Las lesiones en este tendón provocan un dolor agudo e incapacitante, por lo que está en los mejores intereses del corredor cuidarlo bien. El Dr. Henry Ramírez nos comenta cuales son algunas de las medidas para fortalecerlo, que se debe hacer cuando aparece dolor en él y como evitar que se llegue a ese punto.