El cuerpo humano está compuesto en un 45-70% por agua, ya que nuestros tejidos están llenos de este líquido. La sangre es donde se concentra la mayor cantidad de agua corporal, pero esta se reparte por todo el cuerpo. Si este no fuera el caso, no podríamos sobrevivir.

En el siguiente video, la nutricionista Evelyn Aguilar nos explica como este porcentaje de agua corporal puede variar de persona en persona, y lo que este porcentaje significa.