La llegada de la pandemia ha significado un cambio para muchos a nivel de salud física por la misma enfermedad, pero no podemos obviar los otros estragos emocionales que provocan consecuencias físicas a mediano y largo plazo, como el sedentarismo. La comunidad de corredores no está exenta de esto, conoce cómo ha afectado la pandemia la actividad física y salud emocional y qué puedes hacer al respecto.

Secuelas: el virus no se acaba cuando das negativo

Evidentemente una de las peores consecuencias de la pandemia es la misma enfermedad, el portal de atención primaria en salud del Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS) menciona en su artículo: “Rehabilitación pulmonar pos covid“, que las principales complicaciones documentadas por COVID-19, además de las relacionadas con el pulmón, son las neurológicas, incluyendo delirio, ictus, meningoencefalitis (inflamación del cerebro), alteración del olfato y el gusto, ansiedad, depresión y problemas del sueño.

Las estadísticas de pacientes que han superado la enfermedad, revelan que el covid-19 afecta órganos como el corazón, riñones, el intestino, el sistema vascular e incluso el cerebro. Sin embargo, los más comprometidos son los riñones.

Según el ISSS, una de las secuelas principales es la fibrosis​ pulmonar: se trata de un daño en el tejido profundo de los pulmones que se va cicatrizando, convirtiéndolo en un tejido grueso y duro. Esto provoca dificultad para recuperar el aliento y es posible que la sangre no reciba suficiente oxígeno.

Lamentablemente, al ser los pulmones un motor vital para la actividad física, los efectos se sienten de inmediato. En su artículo, el ISSS recomienda técnicas de terapia respiratoria para pacientes que se han recuperado del covid-19. Pero, es claro al decir que esto no sustituye o cambia una prescripción médica.

Técnicas de terapia respiratoria pos covid-19

  • Respiración de labios fruncidos:

    • Inspirar lentamente por la nariz.
    • Aguantar el aire 2-3 segundos, si se puede.
    • Soplar lentamente por la boca formando una U con los​​​ labios.
  • Respiración abdominal o diafragmática:

    • Acostado con piernas semiflexionadas (se puede poner un cojín debajo de estas) o sentado en una silla.
    • Manos en el abdomen para notar cómo aumenta al tomar aire (inspirar) y se disminuye al sacar el aire (espirar).
    • Tomar aire por la nariz (el máximo que se pueda) y sacarlo lentamente por la boca con los labios fruncidos.
    • Realizar por la mañana y por la tarde, 10-15 respiraciones.
  • Ejercicios de expansión del pecho​:

    • Acostado con piernas estiradas o sentado en una silla.
    • Manos en el pecho para notar cómo se infla al tomar aire (inspirar) y se desinfla al sacar el aire (espirar).
    • Tomar aire por la nariz (el máximo que se pueda) y sacarlo lentamente por la boca con los labios fruncidos.
    • Realizar por la mañana y por la tarde, 10-15 respiraciones.
  • Ejercicio de sacar el aire lentamente con la boca abierta:

    • Acostado de lado en una superficie plana (como la cama) o sentado en una silla.
    • Inhalar por la nariz de manera normal.
    • Exhalar con la boca abierta de manera lenta y hasta vaciar del todo los pulmones.
    • Realizar durante 5 minutos, y repetir lo mismo acostado sobre el otro lado.
    • Realizar dos veces al día (mañana y tarde).
  • Soplar de manera sostenida con ayuda de una botella con presión positiva al exhalar:

    • Soplar a través de una pajilla o tubo de plástico conectado a una botella de agua haciendo burbujas
    • Hacerlos durante 5-10 minutos, dos veces al día.

Recuerda que un entrenamiento inteligente implica revisiones médicas, no está bien dejar la recuperación de un malestar al tiempo. Si llegas a forzar demasiado la capacidad de tus pulmones, puedes experimentar problemas más serios a futuro. Te recomendamos buscar ayuda médica si presentas secuelas.

Las restricciones: entreno en confinamiento

Por otra parte, situaciones como la cuarentena, nos obligaron a adaptar nuestras rutinas en casa, cosa que para muchos no fue fácil porque disfrutaban correr en carretera o campo abierto. Lastimosamente esto provocó que muchos se desanimaran.

Si este es tu caso, ahora que las restricciones son más flexibles: es el momento de retomar tu rutina, en nuestro blog ya hemos tratado el tema de la motivación. Por ejemplo, el tener motivaciones visuales como fotos o anotar tus avances, u otras acciones sencillas como escuchar música que te levante el ánimo, pueden hacer que te levantes de la cama y salgas a correr.

Aquí te dejamos el blog con las cosas que te motivan a salir a correr: Tips de motivación para salir a correr

La actividad física pos covid debe continuar con las medidas necesarias, porque va más allá de nuestra pasión por correr: es saludable y fortalecemos nuestro cuerpo.

Medidas de seguridad: ¿con o sin mascarilla?

Otra consecuencia del covid-19 en la actividad física de nuestra comunidad, es el dilema de usar o no mascarilla cuando nos ejercitamos. Y decimos dilema porque, aunque la OMS ha sido clara desaconsejando el uso de mascarilla al ejercitarse, también hay quienes se sienten más seguros usándolas, además de que debemos respetar las medidas de seguridad de lugares como los gimnasios.

Ante esto, nuestra recomendación es que si estás en una área cerrada o vas a tener contacto con otros corredores, es mejor llevarla y adaptar la rutina para evitar esa desagradable sensación de ahogo. Si vas a correr al aire libre, los expertos dicen que siempre y cuando se respete una distancia de mínimo 6 metros con otras personas, no hay mucho riesgo de contagio y puedes no llevarla.

Lastimosamente la pandemia es algo que nadie puede controlar, ya está entre nosotros y debemos adaptarnos. Pero eso no quiere decir que dejemos de hacer lo que nos gusta, debemos encontrar la forma de motivarnos para seguir.

Sedentarismo

El sedentarismo no es algo que suela caracterizar a nuestra comunidad, a todos nos encanta la actividad física: correr, entrenar, comer bien. Pero, no debemos invisibilizar a quienes la pandemia les trajo daños emocionales que los han hecho caer en una vida sedentaria.

La pandemia nos ocasionó y sigue ocasionando mucho estrés, para algunos ha sido demasiado al punto de desanimarse, comer por ansiedad y dejar hábitos saludables.

Por ello, no es menos importante que si estamos pasando por esta situación o conocemos a alguien que está pasando por esto, acudamos o recomendamos ir con un profesional de la salud metal. Minimizar este tipo de situaciones, solo las empeora.

No pares de entrenar

Es evidente que la pandemia afectó a toda la humanidad, las consecuencias se siguen viviendo en nuestra actividad física, nuestra vida social, en el comercio, en la educación, hasta llegar a nuestro estilo de vida. Sin embargo, la habilidad de adaptarnos es parte de nuestra naturaleza.

Debemos encontrar formas seguras de continuar con un estilo de vida saludable, cuidándonos tanto física como mentalmente.

Nos caracteriza ser una comunidad unida, por lo que siempre encontrarás entre nosotros a una persona dispuesta a apoyarte.